La cárcel no es lo que parece y otras cosas que aprendí leyendo “Presas” de Beatriz Esteban

¡Buenas!

Ya era hora de que volvieran las reseñas psicológicas al blog, ¿no? Hoy quiero hablaros de “Presas” de Beatriz Esteban (Nocturna, 2019) que se basa en la experiencia de la autora como voluntaria en la cárcel.

descarga (1)Esta novela cuenta la historia de Azahara, una joven interna del módulo de madres, con su hija Beth, y compañeras como Gabi o Esme. Pero también nos habla de Leire, una joven estudiante de Psicología, que entra como voluntaria a la cárcel como parte del equipo que impartirá una escuela de verano a los internos. Serán su punto de vista  crítico y sus ganas de ayudar las que ayuden a  los lectores a ver  la cárcel de otra forma.  Porque se supone que la cárcel es un lugar de reinserción más allá del castigo. Por eso cuesta creer que pasen cosas como las que Bea cuenta en la novela, pero lo cierto es que pasan.

La primera vez que oí hablar de la cárcel, más allá de las series y las películas americanas fue durante el máster de Victimología. El ponente venía a hablarnos de los programas de reinserción para maltratadores, pero antes dedicó gran parte de la clase a hablarnos de cómo era la vida en la cárcel para los internos. Recuerdo que se quedó en los detalles, supongo que por una cuestión de protección de datos. Nos habló de las condiciones de vida allí, los módulos, los diferentes grados que existían, los derechos en cada uno, de la rutina que tenían…,  pero no de cómo eran o lo que suponía para ellos todo aquello. Por eso “Presas” me parece una novela tan importante, porque aunque sea desde la ficción,  habla de esa realidad que no se cuenta.

En el artículo de hoy quiero hablaros de esas realidades que muestra Azahara, que personalmente tanto me han impactado. Y también transmitiros la esperanza que aporta Leire.

Antes de empezar eso sí, dejar claro que en ningún momento pretendo justificar los delitos de los internos, sólo hablar de lo que supone ingresar en la cárcel. Una vez aclarado esto ¿empezamos?

La realidad de Azahara:

EPSON MFP image

Deshumanización: Al tratar con personas siempre se habla de  evitar el máximo daño posible, pero en la cárcel eso parece que se olvida. Bea lo muestra en más de una ocasión. Al principio de la historia, las internas por ejemplo, tienen que desvivirse y hacer huelgas de hambre para que sus hijos puedan recibir la ración diaria de leche que les corresponde. O a Azahara como madre no la informan de cómo está su hija después de tener que separarse de ella para pasar  unos días en aislamiento.

Los delincuentes (aunque víctimas) siempre serán delincuentes: Relacionado con el punto anterior, en la novela vemos como a las internas no se les concede el beneficio de la duda. Cuando se produce un conflicto se cree antes a la persona que habla primero que a la sospechosa implicada. Y no me parecería raro si hubiera pruebas, o motivos para dudar, teniendo en cuenta que la forma de probarlo implica vulnerar la dignidad de la persona. Pero, en las instituciones penitenciarias parece que las sospechas o los prejuicios importan más que minimizar el daño.

La influencia del entorno en el crimen: Es un poco difícil explicaros este punto sin hacer spoilers, pero me parece importante comentarlo (sin destripar nada por supuesto). Bea nos demuestra que las circunstancias, el apoyo social (o la falta del mismo) influyen en que se produzca un crimen o incluso sus consecuencias. Hay dos personajes con problemas similares, pero con circunstancias muy diferentes que les permiten afrontarlo de forma distinta. Con esto no pretendo justificar ningún comportamiento delictivo, sólo digo que el aprendizaje o los recursos sociales influyen en sus consecuencias.

La esperanza de Leire:

EPSON MFP image

La libertad está en las pequeñas cosas: Una de las cosas que más sorprende a Leire cuando comienza el voluntariado es la facilidad que tienen las internas para disfrutar de las actividades de la escuela de verano. Pintando, recortando y cantando como si fueran niñas pequeñas. Está claro que ansían la libertad, pero por el camino saben disfrutar de las pequeñas cosas.

“Los profesionales están para acompañar no para juzgar”: Esta es una frase que dice textualmente Juanjo, el supervisor del grupo de voluntarios de Leire, y creo que es muy importante. En todos los ámbitos de la psicología, pero en especial en el penitenciario es importante limitarse a acompañar sin juzgar. Leire demuestra ser un gran ejemplo de ello en su relación con las internas, en especial con Azahara. Algo que por el contrario no muestra alguna de los funcionarios de prisiones. Su papel no es tanto acompañar como controlar, vigilar y proteger (a veces de si mismas), pero no deberían influir juicios personales.

“A ambos lados de las rejas no hay buenos y malos, sólo personas grises”: Es la reflexión final de la autora y creo que es el mensaje más importante de la novela. Tanto la historia de Azahara como la de Leire nos enseñan que más que nuestros actos a veces lo que importa es cómo afrontemos las consecuencias y las circunstancias que nos rodean.

Creo que esta es una buena recopilación de lo mucho que me ha enseñado esta novela. Para terminar quiero dar de nuevo las gracias a Bea por escribir una novela tan valiente. Espero que mi entrada os haya gustado y os haya animado a leerla porque creo que es una historia muy necesaria.

Nota: Imágenes extraídas de la web oficial de Nocturna Ediciones elaboradas por @Lauilustra

Antes de irme, os recuerdo que si tenéis cuenta en WordPress podéis seguirme simplemente con pulsar el botón azul que hay más arriba añadireís mi blog a vuestro lector. También podéis seguirme en Twitter o en la página de Facebook del blog

¡Nos leemos pronto!

10 comentarios en “La cárcel no es lo que parece y otras cosas que aprendí leyendo “Presas” de Beatriz Esteban”

  1. Echaba de menos estas reseñas y, casualmente, es mi lectura actual. Adoro las coincidencias como ésta.
    Ahora mismo lo llevo al 72% y tengo que decir que me está fascinando. Leire y Azahara me encantan, cada una con sus matices, y el resto de personajes también. Aunque hace nada que acaba de pasar algo doloroso y mi corazón sigue roto por ello.
    Hacía un par de años que no leía a la autora y lo echaba de menos ya que su forma de escribir y todo el trabajo de documentación me parecen muy buenos y necesarios, al igual que considero necesaria esta novela y que se conozca más la realidad de las cárceles. En mi caso no tenía ni idea de ello más allá de series como Vis a vis (de la que solo he visto un trozo pequeño del primer capítulo) o ciertas escenas de las chicas del cable, por tanto tengo curiosidad y quiero investigar sobre este tema.

    Me gusta

    1. ¡Gracias por el comentario! Ay, creo que sé a que parte te refieres y DUELE (un abrazo)
      Sobre investigar, recuerdo que Bea comento precisamente que le costó encontrar informacion pero igual puede darte alguna referencia. Yo miraré en los apuntes por si tengo algo también….

      Me gusta

  2. La entrada me ha fascinado.
    Leí el libro contigo en formato LC y la verdad es que lo disfruté mucho y yo también aprendí lo mismo que tú. Me ayudó mucho a conocer realidades que a día de hoy no sé conocen porque se prefiere cerrar los ojos ante la realidad.
    Nos enseña que no solo los malos están en la cárcel, de hecho la gran mayoría siguen en libertad y hay gente inocente cumpliendo condena de forma inmerecida.
    Mis personajes favoritos fueron las dos protagonistas: Leire y Azahara. Ya que se aprenden cosas de ambas y muy variadas.
    Esta novela me da más ganas aún de cursar la carrera de Psicología, refleja lo necesaria que es una buena atención psicológica en todos los ámbitos posibles.

    Me gusta

  3. Leí este libro cuando salió y me encantó. Nunca había leído nada sobre este tema y la verdad que lo disfruté bastante. Además, la pluma de Bea es maravillosa.

    Me gusta

  4. Hola guapa
    Había oído hablar de este libro pero de manera muy superficial, tu reseña me ha llamado mucho la atención y ahora me apetece darle una oportunidad
    Me gusta que transmita el mensaje de muchas veces es mas importante como afrontemos las cosas que nos pasan que los hechos en si
    Un besazo

    Me gusta

  5. Me parece un libro muy interesante. Me ha encantado tu blog, me quedo de seguidora y te invito a que te pases por el mío si te apetece (es Relatos y Más, es que aparecen dos en el perfil).
    Un abrazo.

    Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios .